5min

Visual Thinking en el aula se está utilizando actualmente cada vez más y podemos encontrar varios modos de usarlo. Sabemos que puede ser un buen recurso para facilitar la presentación de contenidos abstractos y, sobre todo, para hacer más visuales las relaciones entre diferentes contenidos o ideas. Pero a la vez es también un buen recurso para acompañar al alumnado durante el proceso de aprendizaje. Es de esta segunda aplicación, Visual Thinking en el aula, de la que hablaremos en este post.

Aplicar Visual Thinking en educación a partir de un mural de seguimiento

Todo el proceso que requiere la elaboración de una creación con Visual Thinking tiene mucho que ver con el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos, ya que el hecho de tener que sintetizar, organizar, representar, relacionar y expresar los contenidos trabajados ayuda a los alumnos a tomar conciencia de lo que saben y lo que no. E incluso a tomar conciencia de lo que no saben cómo incluir en la creación en formato Visual Thinking para profundizar más y buscar más información. Es decir, podemos utilizar Visual Thinking para el desarrollo de la competencia de aprender a aprender y para la autorregulación de los aprendizajes. Una propuesta muy útil es la que os presentamos aquí: el mural de seguimiento a partir del uso de técnicas de Visual Thinking.

Si tenéis dudas sobre qué es Visual Thinking y queréis ver algunos ejemplos aplicados en educación, no dejéis de consultar el post “Educación con Visual Thinking: qué es, claves y ejemplos” para conocer con más detenimiento en qué consiste.

¿Qué es el mural de seguimiento?

El mural de seguimiento se utiliza a lo largo de una unidad didáctica o de un proyecto con el fin de ayudar al alumnado a recoger, de manera visual, los aprendizajes hechos. Nos ayuda con el seguimiento de los aprendizajes del alumnado y con la autorregulación de los aprendizajes por parte del propio alumnado. En un corcho o papel continuo vamos colgando lo que hemos trabajado y lo que hemos aprendido a medida que vamos avanzando en la unidad didáctica o el proyecto.

No se trata de un mural como el que hacemos habitualmente, en el que ponemos el resultado de los trabajos y las tareas, sino que tiene como función mostrar el hilo conductor de la unidad o proyecto y los apartados, contenidos o aprendizajes realizados y los que quedan por hacer. Tampoco es un mapa conceptual de la unidad, ya que no resume los conceptos trabajados, sino las tareas y aprendizajes que hemos ido haciendo.

Tiene un uso similar al que hacemos con las bases de orientación y el portafolio (podéis consultar en qué consisten estos instrumentos de evaluación en nuestro post “Alternativas a la rúbrica de evaluación”). Por un lado, sirve para recordarnos temas, preguntas, apartados… que hemos previsto trabajar durante la unidad o proyecto, tal y como hacen las bases de orientación, y, por otro, para recoger los aprendizajes, tal como hacemos con el portafolio.

ejemplo de mural de seguimiento

¿Cómo crear el mural de seguimiento?

Para empezar, debemos saber qué vamos a trabajar durante la unidad didáctica o proyecto y como están estructurados, es decir, si hay diferentes apartados o si nos hemos planteado varias preguntas que debemos resolver o hemos definido otro tipos de tareas (planificación, investigación, análisis, contraste, experimentación, extracción de conclusiones, etc.). Dividiremos el mural en cada uno de estos apartados o tareas a realizar con el fin de tener siempre presente lo que nos queda para finalizar la unidad o proyecto.

Una vez iniciados la unidad o proyecto, iremos llenando el mural de seguimiento con lo que hayamos aprendido en cada apartado. Por ejemplo, si estamos haciendo un proyecto para aprender y mejorar los hábitos relacionados con nuestra salud y el producto final consiste en organizar una carrera solidaria, en el mural de seguimiento podemos poner:

  • Las preguntas que nos hemos formulado, como, por ejemplo: ¿Por qué hay que lavarse las manos antes de comer? ¿Por qué no podemos merendar galletas y chocolate todos los días? ¿Para qué sirve el deporte?…
  • Las tareas necesarias para organizar la carrera: reservar el espacio y la fecha, conseguir participantes, darla a conocer o hacer publicidad, etc.
  • Las conclusiones a las que hemos llegado para cada una de estas preguntas.

De este modo, tanto si se hace individualmente como si se trabaja en grupos, podremos ir contrastando las tareas que hacemos en cada momento durante la unidad o proyecto con lo que habíamos planificado inicialmente.

¿Cómo enriquecer el mural de seguimiento con Visual Thinking?

Estos murales de seguimiento los podríamos realizar con información textual, como observamos en este ejemplo.

Pero si queremos enriquecerlos con la técnica Visual Thinking, deberemos tener en cuenta que el mural tendrá que ser muy visual y fácil de entender, lo que implica que deberá seguir los criterios de Visual Thinking y, por lo tanto, será necesario mostrar la información con dibujos o iconos que nos recuerden las ideas más importantes de cada apartado para que, de una ojeada, podamos relacionarlo con la información plasmada.

La aplicación Visual Thinking en el aula a partir de la creación de un mural de seguimiento se suele hacer en papel y se cuelga en el aula. Si se reserva un espacio del aula para colgar el mural, será mucho más accesible para todo el alumnado en cualquier momento de forma rápida y directa. En cambio, si en nuestro centro estamos muy habituados a trabajar de manera digital, lo podemos hacer con cualquier herramienta compartida, siempre y cuando esté en un espacio al que todo el alumnado tenga acceso.

mural seguimiento visual thinking

Solo será necesario seleccionar qué herramienta nos puede ir mejor: desde una herramienta para generar diapositivas de forma compartida (como Google Slides), hasta herramientas que actúan a modo de murales de corcho (como Padlet), o incluso especializadas en el seguimiento de proyectos laborales (como Trello).

La cuestión es que, escojamos el formato que escojamos, sea ágil de usar, fácil de actualizar y accesible para todo el alumnado para poder incorporar de forma práctica y útil Visual Thinking en el aula.

Para terminar, os dejamos con este interesante vídeo en el que se introducen conceptos más avanzados sobre el Visual Thinking

Para saber más...

Si os interesa profundizar en los aspectos del visual thinking, no dudéis en echar un vistazo a nuestro curso online sobre el aprendizaje cooperativo

Y vosotros, ¿qué opináis sobre el Visual Thinking en el aula? ¡Dejadnos vuestras opiniones a continuación!

También os puede interesar:


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[]