5min

Si os propusieran participar en una encuesta para conocer cuál es la asignatura más importante del currículum, ¿qué responderíais?

Es bastante probable que, si hiciéramos esta pregunta entre la población, la educación visual y plástica no quedaría entre las primeras posiciones. Tradicionalmente, se ha percibido este ámbito del conocimiento, junto con otros ámbitos relacionados, como la música y la expresión corporal, como asignaturas menos importantes dentro del currículo.

Pero actualmente, fruto de los progresos que varios estudios están haciendo para conocer mejor el funcionamiento de nuestro cerebro, y en concreto en la manera en la que aprendemos, ponen de manifiesto que habría que revisar esta percepción. La educación visual y plástica, y otras formas de expresión similares, parece que tienen un papel más fundamental en el aprendizaje de lo que pensamos a primera vista.

Qué nos dice la neurociencia

Un cerebro con una buena plasticidad neuronal es un cerebro con una gran capacidad de hacer nuevos aprendizajes. Aprendizajes que dependen de muchos factores como, por ejemplo, el entorno. Pero ¿qué es la plasticidad neuronal?

Esta característica de nuestro cerebro permite crear nuevas conexiones entre neuronas a lo largo de toda nuestra vida. Conexiones que son, precisamente, las que permiten la posibilidad de generar nuevos aprendizajes. Así, parece una buena idea tratar de fomentar que los cerebros de nuestros alumnos adquieran una buena plasticidad neuronal.

Los últimos estudios han demostrado que en los primeros años de vida algunas de las actividades que generan más plasticidad neuronal son aquellas relacionadas con la música, el arte y la psicomotricidad, entre otras.

Así, la educación visual y plástica nos aporta una serie de beneficios, entre los que destacan que puede mejorar la plasticidad neuronal de nuestros alumnos, pero este no es el único. Vamos a desgranarlos con más detalle.

educacion visual y plastica

Beneficios de las artes visuales en el aprendizaje

Hay diferentes beneficios de las artes visuales en el campo del aprendizaje, pero principalmente nos hemos querido centrar en estos tres:

  • Activación de varias áreas cerebrales.
  • Proceso cognitivo relacionado con las funciones ejecutivas.
  • Gran integración con las emociones de los aprendices.

Vamos a ver más con detalle estos beneficios:

Activación de varias áreas cerebrales

Nuestro cerebro, cuando se encuentra frente a una actividad relacionada con cualquier manifestación artística, activa muchas áreas diferentes del cerebro. Varios estudios confirman que la corteza cerebral de tipo visual es mucho más extensa que, por ejemplo, la corteza auditiva, por lo que, de entrada, visualizando una obra de arte, el lado de nuestro cerebro que se activa es mayor que en otro tipo de actividades.

Por otra parte, si la actividad artística va un poco más allá de la simple visualización y se enmarca en el ámbito de la creación artística, también se activan otras áreas cerebrales relacionadas con la memoria y las emociones. 

¿Cómo podemos aplicar esta información en nuestra aula?

Teniendo presente esta información, si cuando diseñamos actividades de aprendizaje intentamos añadirle componentes de tipo artístico, favorecerá activar en nuestro alumnado más áreas cerebrales. 

Además, si tenemos en cuenta que esta vinculación se hará desde áreas que no son propiamente las de las artes plásticas, como, por ejemplo, en matemáticas al analizar las proporciones de ciertas obras de arte o en historia al analizar cuadros y fotografías que inmortalizan momentos históricos, se permitirá al cerebro realizar conexiones entre áreas diferentes. Este hecho ya nos reporta, por lo tanto, una serie de beneficios en comparación con una actividad de aprendizaje que no tenga en cuenta el componente artístico.

Proceso cognitivo relacionado con las funciones ejecutivas

Por otra parte, los procesos cognitivos que se activan cuando llevamos a cabo una actividad de tipo artístico están fuertemente relacionadoss también con las funciones ejecutivas del cerebro. Este término, propuesto por la Dra. Muriel Lezak (1982), se puede definir como el conjunto de capacidades cognitivas necesarias para controlar y autorregular nuestra propia conducta.

Pero, ¿para qué sirven las funciones ejecutivas? Según el Dr. David Bueno, el dominio de las funciones ejecutivas es la clave para conseguir el éxito vital. Es decir, tener la capacidad de planificar futuros deseables, tomar decisiones encaminadas a alcanzar estos objetivos y adecuar nuestro comportamiento para poder conseguirlos.

Como parte de las funciones ejecutivas, encontramos funciones necesarias como la memoria de trabajo, la planificación, la flexibilidad o la toma de decisiones complejas. Es cierto que estas funciones las podemos ver en actividades de aprendizaje muy diferentes, pero es también necesario entrenarlas y ponerlas en práctica en escenarios de aprendizaje diferentes, y no debemos olvidar que las artes plásticas también ayudan a entrenar las funciones ejecutivas en nuestros niños y jóvenes.

Gran integración con las emociones de los aprendices

Por último, pero no por ello menos importante, las actividades artísticas son un momento inmejorable para trabajar también con las emociones. Una característica propia del arte visual, entendido como lenguaje de comunicación, es apelar a nuestras emociones. Y como todo elemento comunicativo, el arte nos permite expresar nuestras propias emociones. Si queréis actividades para potenciarlas, aquí os recomendamos algunas.

Las emociones, como sabemos gracias a la neurociencia, funcionan como elemento fijador de los aprendizajes que se estén produciendo. Es así como la incorporación de las emociones, a través de actividades de educación visual y plástica, en este caso, son un beneficio añadido a tener en cuenta a la hora de diseñar nuestras actividades de aprendizaje.

visual i plastica niña pintando

Otros beneficios a tener en cuenta

Como podemos empezar a intuir, los beneficios de la educación visual y plástica para nuestros aprendices no nos caben en un sencillo artículo de nuestro blog, pero no quisiéramos finalizar sin mencionar, superficialmente, otras ideas que nos pueden ayudar a situar las artes plásticas en el lugar que les corresponde:

  • El arte como lenguaje es universal y puede convertirse en un fantástico elemento integrador para trabajar la inclusión de nuestros niños y jóvenes en entornos diversos y multiculturales.
  • Dentro aún del ámbito comunicativo, las actividades artísticas son una manera muy interesante de explorar nuevas vías y canales de expresión de sentimientos, emociones y pensamientos que, de otro modo, costarían más ser expresados.
  • Por otra parte, las artes plásticas son una gran actividad para despertar, fomentar y trabajar la creatividad de nuestros alumnos.
  • Una característica propia de las actividades artísticas es su fuerte componente lúdico. El arte es un gran espacio de juegos donde probar cosas y salirse de las normas, donde no hay respuestas correctas o incorrectas y donde, en definitiva, se puede explorar por placer.
  • Finalmente, fruto de su componente lúdico, las actividades de carácter artístico pueden ser también un elemento motivador siempre beneficioso para un proceso de aprendizaje en el que, a menudo, hay que mantener un nivel de esfuerzo, exigencia y dedicación elevado.

Para finalizar…

Ahora que ya hemos visto los diversos modos en las que la educación visual y plástica nos puede ayudar a mejorar los procesos de aprendizaje en nuestros centros escolares, es un buen momento para volver a plantear la pregunta con la que hemos empezado este artículo: si os propusieran participar en una encuesta para conocer cuál es la asignatura más importante del currículum, ¿qué responderíais? Quizás la primera respuesta no serían las artes plásticas, pero esperemos que, como mínimo, pueda subir algunas posiciones en el cómputo global.

De hecho, hay algunos autores (y no son pocos) que consideran que sería más apropiado hacer girar el resto de conocimientos y aprendizajes a partir de los ejes principales del arte, la música y el ejercicio, así que tal vez en un futuro nuestros hijos vivirán una escolarización diferente a la nuestra, y esperemos que más movida y más artística que la que tenemos actualmente.

Relacionado con todo esto, hay un concepto cada vez más popular en las aulas llamado Visual Thinking, aquí te hablamos de él.

Os recomendamos visualizar esta entrevista realizada al Dr. David Bueno en la que explica la importancia de la creatividad vinculada a la educación:

Para saber más...

Si os interesa profundizar en las características de este tema, quizás os interese nuestro curso Neuroeducación y creatividad en el aula.

Y vosotros, ¿creéis que los deberes de verano son necesarios? ¿Tenéis otras propuestas que puedan motivar a los alumnos? Comentad vuestras ideas y compartid con nosotros vuestra experiencia.

También te puede interesar:


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[]